Cómo se obtiene el hidrógeno verde

Qué es el hidrógeno verde, cómo se obtiene, y qué papel tendrá en el futuro.

¿Qué es el hidrógeno verde? La revista Forbes bautizó al hidrógeno verde como “el combustible del futuro”. Y es que sin duda, la carrera por el hidrógeno verde no ha hecho más que empezar. Esta es una fuente de energía respetuosa con el medioambiente, ya que no produce dióxido de carbono en su producción: se obtiene mediante un proceso no contaminante.

Uno de los grandes retos del futuro es buscar la manera de producir este hidrógeno de forma competitiva, mediante un proceso barato y eficiente. La ingeniería tiene un importante papel a este respecto:

¿Cómo se obtiene el hidrógeno verde?

El hidrógeno es el elemento químico más abundante en el universo. Sin embargo, sólo lo encontramos en combinación con otros elementos. Por ejemplo en el agua (H2O) o en el metano (CH4). Es por eso que para obtener hidrógeno siempre tendrá que ocurrir algún tipo de proceso químico.

El apellido “verde” no es tan sólo una metáfora sobre el color de la naturaleza, sino que es parte de un sistema de etiquetas que se utiliza a nivel internacional para clasificar y diferenciar los diferentes métodos de producción del hidrógeno.

  • Hidrógeno gris (o negro): se obtiene a partir del reformado de gas natural con vapor de gas, sin capturar el CO2
  • Hidrógeno azul: se obtiene a partir del reformado del metano, capturando y almacenando el CO2
  • Hidrógeno rosa (o rojo): se obtiene mediante un proceso de electrólisis del agua usando energía nuclear
  • Hidrógeno turquesa: se obtiene mediante un proceso llamado pirólisis de metano, que además de hidrógeno, produce carbono sólido
  • Hidrógeno blanco: se encuentra en depósitos subterráneos y se obtiene mediante diferentes procesos
  • Hidrógeno verde: se obtiene mediante un proceso de electrólisis del agua, usando corrientes eléctricas que descomponen el agua en oxígeno e hidrógeno.

Hasta ahora, los métodos más extendidos para la obtención del hidrógeno son todavía altamente contaminantes. De hecho, la producción de hidrógeno es responsable de alrededor de 830 millones de toneladas de CO2 emitidas al año. La obtención del hidrógeno verde, por el contrario, sería completamente limpia y solamente liberaría agua en estado gaseoso (vapor).

¿Qué retos supone este método?

El proceso de electrólisis mediante el que se obtiene el hidrógeno verde es mucho más costoso que los que utilizan combustibles fósiles, y se utiliza sobre todo cuando no se necesitan cantidades elevadas.

Por tanto, el verdadero reto reside en encontrar la forma de convertir la obtención del hidrógeno verde en un proceso competitivo y eficiente, que se pueda desarrollar a gran escala.

Eso pasaría por el despliegue de infraestructuras y proyectos que permitieran el abaratamiento de costes, y la estandarización de procesos y operaciones para la mayor eficiencia posible. Es aquí donde el papel de la ingeniería entra en juego, ya que todavía queda un largo camino lleno de trabajo por hacer. Profesionales de la eficiencia energética y de la construcción inteligente han de investigar, desarrollar, y formarse acerca de esta fuente de energía.

Muchos países ya están poniendo en marcha iniciativas para hacerlo posible. La Unión Europea, por ejemplo, en la reciente publicación de su “Estrategia de hidrógeno para una Europa climáticamente neutra”, se comprometía a invertir 430.000 millones de dólares en hidrógeno verde durante la próxima década.

En Keyplan creemos que este tipo de iniciativas son necesarias para paliar los efectos e impactos del cambio climático en el planeta a largo plazo, y que es necesario implementarlas cuanto antes.

Perspectivas futuras

El hidrógeno verde produce tres veces la energía de la gasolina, por lo que su desarrollo es especialmente interesante a la hora de hacer realidad esta idea de “futuro sostenible” sobre la que tanto se habla últimamente.

Esta energía, que además se puede acumular y almacenar durante largos períodos de tiempo, se podría utilizar para sectores de la industria (como alternativa al gas natural o como materia prima) o el transporte (naval, terrestre, aéreo…)

El hidrógeno verde podría tener muchas aplicaciones, y es una energía con un enorme potencial.

Hoy en día la mayor parte del hidrógeno utilizado es gris, proveniente de fuentes no renovables. En el futuro será verde” – Emilio Nieto Gallego, director del Centro Nacional de Hidrógeno.