¿Qué es una Smart Factory? Características y claves de éxito.

Si te estás preguntando qué es una Smart Factory, tenemos una buena noticia para ti: probablemente ya sepas la mitad. Y es que el apellido “smart” está muy a la orden del día en tecnología. Los smartphones y las smart TVs son dispositivos tecnológicos conocidos por todos y que utilizamos en nuestro día a día.

Este mismo apellido se utiliza para la Smart Factory (fábrica inteligente): un centro de producción en el que se utilizan funcionalidades de conectividad y automatismos de los objetos para una mejor performance.

¡Hablemos de ello!

La revolución 4.0

Cada vez hay más objetos inteligentes, tanto en ámbitos profesionales (impresoras, drones, robots…), como domésticos (televisores, frigoríficos, cafeteras…), y esto se debe a la revolución 4.0: la actual era tecnológica en la que prima la digitalización, la inteligencia artificial, y el “internet de las cosas”.

Uno de los grandes retos de esta era es llevar toda esta revolución también a la industria y a las fábricas. Por ejemplo, mediante maquinaria inteligente que favorezca procesos productivos más eficientes con todos los recursos, desde la energía hasta el tiempo.

Así nace el prometedor concepto de Smart Factory.

Qué es una Smart Factory y qué características tiene

Una Smart Factory se caracteriza por su alto nivel de digitalización y conectividad. La revolución 4.0 de la que hemos hablado anteriormente formaría parte del día a día de todos los procesos.

Algunos ejemplos prácticos:

  • La maquinaria de una Smart Factory puede llevar un registro de progresos e ir informando al departamento de calidad o de trazabilidad sobre el estado de la producción.
  • En base a estos análisis realizados por las propias máquinas, pueden tomarse decisiones más eficientes y rápidas para mejorar el proceso productivo.
  • Las Smart Factories pueden equiparse con robots que sean capaces de “aprender”. Es decir, de ir ajustando sus propios parámetros de forma automática a raíz de nuevas instrucciones.
  • Numerosas herramientas tecnológicas de análisis pueden medir los tiempos muertos o posibles ineficiencias de la cadena (o del uso de los recursos), e informar a los departamentos pertinentes.

En una Smart Factory, los departamentos siempre están interconectados entre sí. La fábrica no sólo es un medio para producir, sino también una fuente de información interconectada para la mejora de toma de decisiones a nivel global para el negocio. También para el ahorro de costes y la competitividad.

Claves de éxito

  • La información.

La información es uno de los activos más importantes de una empresa. Un negocio sólo puede aspirar a la eficiencia y a la mejora continua si cuenta con la información necesaria. Una Smart Factory podría ofrecerle a una empresa este profundo conocimiento de sí misma, interconectando diferentes departamentos y funciones, e integrando de forma automática los datos que la propia factoría genera.

  • El cuidado del medioambiente.

Además, al participar en la reducción de residuos y en el uso eficiente de las materias primas, las Smart Factories se descubren como industrias respetuosas con el medioambiente en las que se puede integrar también el uso de energías renovables. Esta es una de las claves de éxito más importantes de las fábricas inteligentes, ya que abren las puertas a un futuro en el que las grandes naves industriales no son sinónimo de emisiones y contaminación.

  • La reducción de costes y el aumento de beneficios.

Pero la clave más interesante para las empresas es sin duda la posibilidad de aumentar los beneficios. Mediante estas soluciones robotizadas y procesos automáticos, podría aumentarse el volumen de producción sin que eso suponga un aumento de los costes. Esto permite a los negocios jugar con nuevos márgenes y repensar sus modelos.

En conclusión

En Keyplan somos conscientes de esta continua evolución y adaptación de las industrias, por eso estamos presentes en la implantación y optimización de nuevas líneas de producción, así como en el diseño de procesos productivos comprometidos con el enfoque medioambiental sostenible en diferentes sectores.

Ingeniería es sinónimo de optimización y eficiencia, y en concreto la ingeniería industrial juega un importante papel en el futuro de las fábricas. Cada vez tenemos más y mejores tecnologías a nuestro alcance. Sumadas a nuestros conocimientos, son la herramienta clave para un futuro mejor.