Frío Solar | Solar Cold | Keyplan Ingeniería Engineering A Coruña

Frío Solar: ¿Generar frío a partir del sol?

Sí, la radiación solar también se puede utilizar para generar frío. Resulta algo contradictorio o poco intuitivo, pero lo cierto es que el frío solar es ya una realidad en desarrollo. ¿Quieres saber cómo funciona y por qué tiene tanto potencial? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo funciona el frío solar?

El término “frío solar” se utiliza para cualquier sistema en el que se utilice la energía del sol para refrigerar. Hay dos formas diferentes de generar frío a partir del sol:

  1. La primera consiste en colocar paneles fotovoltaicos y combinarlos con un equipo que genere el frío a partir de esta energía.
  2. La segunda opción está basada en la energía solar térmica. Se instalarían paneles solares térmicos combinados con una máquina de absorción.

La segunda opción es la más eficiente en términos de rendimiento y es sobre la que más se pretende investigar.

La máquina de absorción con la que se combinan los paneles en estos sistemas basa su funcionamiento en la capacidad de absorber calor de algunas sustancias. Estas sustancias reaccionan con los refrigerantes gracias al agua caliente que se obtiene mediante la energía solar.

Las instalaciones y tecnologías que se utilizan para esta modalidad de frío solar están aún en sus primeras fases, por lo que todavía habrá que esperar unos años para que la experiencia nos sirva como respaldo en la implementación del frío solar como una alternativa popularizada.

¿Por qué es tan interesante?

Según la Agencia de Sostenibilidad Energética, el 73% del consumo energético de los hogares se destina a calefacción/climatización y agua caliente. Este porcentaje podría reducirse drásticamente gracias al frío solar.

Podría ser especialmente útil para zonas residenciales o rurales en las que cada unidad pudiera producir su propia energía, sobre todo si cuenta con alguna terraza o gran parcela.

Generar frío a partir del sol es extremadamente eficiente: cuanta más necesidad de refrigeración, más capacidad de producirla. Sin calor, no hay capacidad de producir frío, pero tampoco necesidad de generarlo. Un movimiento oferta-demanda casi perfecto.

Pero además, la misma instalación podría utilizarse para producir calor durante los meses fríos, por lo que tendríamos cubiertas las necesidades de todo el año con un único equipo.

¿Otras ventajas?

  • Es una energía mucho más barata que la eléctrica, tanto en su producción como en su mantenimiento.
  • El proceso es no contaminante y de energía limpia, por lo que se convierte en una gran oportunidad para fomentar el cuidado del medioambiente.
  • Es un sector en crecimiento con enorme potencial que requiere inversiones fácilmente amortizables.

En Keyplan lo tenemos claro: el futuro se construye a través del cambio. No debemos tener miedo a las nuevas alternativas que nos ofrece la tecnología y la ingeniería. Las energías limpias son sin duda una apuesta segura cuando hablamos de un futuro más sostenible y con mejores modelos.